Categorías

Manejo y comportamiento

Manejo y comportamiento

18/03/2016· Conejos

El comportamiento del conejo es diferente del que tienen los perros y los gatos debido a que es un animal de presa. Apenas manifiestan comportamiento de bienvenida, de dolor ni de miedo. El olfato es más importante que el sentido de la vista. Pueden distinguir entre humanos familiares y desconocidos, y entre hombres y mujeres. Los gazapos salen del nido a las 2 semanas de edad y se destetan con 4-5 semanas, pero no suelen ser manipulados hasta las 6-8 semanas (periodo normal de venta o donación a un nuevo propietario)

Los conejos son muy sociables. Los conejos salvajes viven en madrigueras de más de 70 individuos aunque divididos en subgrupos de 2-8 conejos. El ramoneo ocupa la mayor parte de su tiempo, especialmente a primera hora de la mañana y por la noche. En cautividad se han de alojar en grupos de castrados o en parejas. Pasan mucho tiempo limpiándose los unos a los otros y tumbados juntos.

Las hembras son más territoriales que los machos, por lo que al alcanzar la madurez sexual pueden volverse agresivas hacia el propietario y otros animales. También pueden cavar, morder, roer objetos, rociar orina o montar a otros conejos y si son mantenidas en un suelo de tierra pueden llegar a cavar túneles profundos.

Un conejo bien socializado pedirá regalos, será activo, rodeará al propietario y se sentará sobre sus piernas incluso llegándole a lamer las manos. Los conejos son animales muy curiosos y les encanta explorar todo lo que hay a su alrededor. Pueden coger cosas con los dientes y tirar de ellas, por eso hay que tener mucho cuidado con los cables de corriente.

Durante los periodos de actividad el conejo va saltando por su territorio marcándolo con gotas incoloras (e inodoras para los humanos) procedentes de unas glándulas que tienen justo debajo de sus barbillas. Si el conejo no está castrado en ocasiones también marcan esparciendo orina en diferentes objetos o dejando cagarrutas en sitios determinados. Un conejo puede llegar a saltar sobre los muebles y después bajar, explorando en lugares escondidos (bajo las mesas, las sillas o bajo las cortinas). Un conejo enérgico puede mover su cabeza y brincar rápidamente a una zona despejada mientras tuerce sus patas traseras en el aire. Puede saltar hacia arriba y girar 180º antes de aterrizar de nuevo. Puede jugar a perseguir a otros conejos o al mismo propietario corriendo detrás de él.

Un conejo con dolor suele permanecer quieto con la espalda encorvada, puede rechinar los dientes y mostrar un comportamiento agresivo. Patalear con las extremidades traseras significa alarma. El miedo suele provocar inmovilidad o respuesta de lucha, con intentos desesperados de huir y en ocasiones acompañados de chillidos.

Los conejos, en muchas ocasiones no han sido seleccionados para mejorar su comportamiento. Esto provoca que los problemas de comportamiento sean muy frecuentes. La conducta inadecuada es muchas veces aprendida pero se puede corregir con el castigo. La agresividad puede ser territorial (típica de algunos machos y hembras enteros), por aburrimiento, dolor, por una socialización inadecuada y por asociación de experiencias anteriores negativas. Este tratamiento incorrecto suele corregirse utilizando técnicas similares a las utilizadas con perros. Un comportamiento de acicalamiento, al igual que en otras especies, suele indicar una buena salud.


Vocalización

Por norma general los conejos son unos animales sigilosos. Aún así los conejos pueden llegar a emitir sonidos.

  • Un zumbido leve de un conejo macho mientras rodea al propietario significa que va a probar copular con sus pies o manos.
  • Un conejo que está satisfecho puede castañear los dientes mientras le acariciamos.
  • Un conejo molesto puede gruñir o sisear incluso llegándose a lanzar sobre el propietario con el cuello extendido, la cola levantada y la boca abierta enseñando los dientes.
  • Un conejo con mucho miedo o herido puede llegar a emitir un grito muy agudo de lástima.
  • Patear con las patas traseras sirve para señalar un peligro cercano.
    Si el animal no quiere moverse y le rechinan los dientes puede implicar dolor.


Interacción social

La jerarquía es muy importante en la vida del conejo. Los conejos que viven juntos crean vínculos, se acicalan mutuamente y duermen juntos. También pueden llegar a acicalar el pelo de sus dueños…

Un conejo que vive en casa puede establecer relaciones de dominancia con miembros de la familia o con otros animales de compañía que vivan en la casa.

  • Con el dueño:
    El conejo dominante muestra la cara a su subordinado para que lo acicale. Para solicitar caricias el conejo puede lamer o patalear la mano o pies de su dueño. Para un conejo el hecho de que le acaricien o acicalen la cabeza significa que él es el dominante…
  • Con el perro/gato:
    Si el perro o gato no le persigue el conejo se acercará a él y lo olfateará incluso llegándolo a marcar con la glándula de su barbilla.
    Muchos perros y gatos inhiben su instinto de caza y pueden llegar a convivir de forma pacífica en muchos casos. En el caso de los hurones es más complicado ya que muchos conejos poseen un miedo innato hacia ellos lo que dificulta que tengan una relación cordial.


Entrenamiento

  • Premios
    Como recompensa se pueden utilizar cereales dulces de desayuna (recuerdo que se trata de pequeñísimas cantidades para favorecer el aprendizaje), hortalizas frescas. Para llamarlo podemos utilizar un pote relleno de dulces que haga ruido como de sonajero al agitarse, esta es una buena manera de que el animal aprenda a venir cuando se le llame. Es importante darle un premio cada vez que vuelve a su zona habitual de descanso (jaula, habitación…) así como durante su entrenamiento o tras haber sido cogido o transportado.
    Cómo acostumbrarle a estar con personas
    Los conejos no siempre disfrutan de la compañía humana, aunque al ser animales sociables y activos, no cuesta mucho habituarles a ello. Para ello hemos de interactuar con él en una pequeña habitación. El nuevo propietario deberá sentarse en el suelo leyendo o sin prestarle especial atención al conejo mientras éste explora la habitación. El conejo es un animal curioso por lo que pronto investigará a la persona que lee en el suelo. Es muy importante ser pacientes y además el conejo no debe captar nuestro nerviosismo porque nos preste atención, o será más difícil el contacto, por eso es importante que estemos relajados. Cuando el conejo se acerca tenderemos con suavidad y lentamente la mano para acariciarle. No sirve el truco que se utiliza en perros que consiste en que el animal olisquee nuestra mano ya que no tienen buena percepción de profundidad. El propietario debe acariciar lentamente la cabeza del conejo delante de las orejas y alrededor de los ojos y mejillas de una manera suave y evitando tocar el hocico.
  • Cómo presentar a un nuevo conejo
    Cuando los conejos se conocen por primera vez han de tener jaulas separadas e irse conociendo en breves sesiones de juego, lo mejor es que estas sesiones tengan lugar en un territorio neutral y siempre bajo vigilancia del propietario. Que haya una pequeña persecución o que le lleguen a arrancar pelo forma parte del comportamiento normal y no nos hemos de asustar. Sin embargo, el propietario tendrá que parar la pelea si consiste en golpearse con el pie, pulverizando al conejo/s con agua o utilizando toallas o guantes fuertes en caso de ser necesario. En algunos casos pueden pasar varios meses hasta que los conejos pueden convivir juntos con seguridad. En muchos casos se ha comprobado que situaciones de estrés (como viajar juntos en el coche, incluso pasando por un tren de lavado) comporta la creación de vínculos entre conejos situados cara a cara en el asiento trasero del coche .Las parejas macho-hembra en la que los dos han sido castrados son los que tienen mayor porcentaje de éxito, pero es algo que depende mucho de cada conejo.
  • Enseñar a beber en jeringa
    Puede ser útil cuando tengamos que administrar medicación oral líquida al conejo. Para ello llenaremos la jeringilla con agua con azúcar, la punta de la jeringa la mojamos con agua y luego en azúcar blanco. Ofrecemos la punta de la jeringa para que el conejo la mastique y administramos la solución lentamente: Los conejos aprenden rápido y podrán beber medicación oral de sabor agradable para niños.
  • Enseñar a usar la bandeja
    Suele ser bastante fácil aunque el conejo sea ya adulto. Los conejos de forma natural (especialmente si está castrado) suelen elegir un rincón o a lo largo de una pared para orinar y hacer la mayoría de sus defecaciones. Hemos de colocar la bandeja en el lugar adecuado de la jaula/habitación del conejo y colocar los recipientes de la comida y bebida en otros rincones.
    La bandeja ha de ser lo suficientemente grande para que el animal se acomode y pueda entrar y salir fácilmente. Durante la fase de entrenamiento es importante confinar la mayor parte del tiempo al conejo, especialmente si es joven en el área de mantenimiento (jaula/habitación). El animal joven disfrutará de periodos de juego breves (30 minutos) y sesiones de exploración de varias horas en otro espacio (por ejemplo el baño) y luego le iremos permitiendo gradualmente (en el periodo de varias semanas) explorar el resto de zonas seguras de la casa para el conejo. La comida diaria debe repartirse en tantas tomas como sesiones de juego haya. Durante la fase de entrenamiento hemos de alimentar al conejo después de la fase de juego. Esta conducta disminuye las posibilidades de que orine o defeque en lugares no deseados. Además, resulta más fácil convencer a un conejo hambriento a que vuelva a su zona de mantenimiento.
    Una vez que el conejo esté castrado, es adulto y está acostumbrado a hacer las cosas en su bandeja, la rutina puede cambiarse. Las sesiones de juego podrán durar horas y el conejo volverá solo a la bandeja cuando quiera eliminar. En un conejo adulto es aconsejable alimentarlo antes de una sesión de juego larga y con poca supervisión ya que es menos probable que un conejo con el estómago lleno mastique objetos de la casa.
    El ejercicio diario previene y minimiza la obesidad, los problemas de comportamiento y la osteoporosis.


¿Por qué se suele aconsejar castrar?
El temperamento principalmente depende de las hormonas sexuales. Las hembras sexualmente maduras (como los conejos jóvenes de varios meses de edad) pueden volverse agresivas hacia sus propietarios, destructivas con los objetos de la casa, y muy territoriales, atacando a la gente que intenta entrar en una zona. Los conejos no castrados (machos y hembras) en muchos casos pueden esparcir orina sobre los objetos de la casa. Por estas razones, entre otras, es aconsejable castrar a machos y hembras antes de alcanzar la madurez sexual o cuando cualquiera de estos cambios comportamentales sucedan. Entre otras ventajas está la prevención de neoplasias uterinas y otras enfermedades en hembras así como neoplasias testiculares en machos.
Cada conejo tiene un carácter diferente que puede ir desde la timidez a la agresividad. Un conejo, incluso estando castrado, puede ser el miembro dominante de un grupo de conejos y luego ser miedoso con las personas, o lo contrario.