Categorías

Enfermedades más frecuentes y cómo prevenirlas

Enfermedades más frecuentes y cómo prevenirlas

18/03/2016· Cobayas

A continuación vamos a describir las enfermedades que más frecuentemente afectan a las cobayas.

Enfermedades dentales: Aunque pueden producirse debido a varias causas (defectos congénitos, hipovitaminosis C o fractura de dientes debido a traumas), el factor más importante para la aparición de las enfermedades dentales es una mala dieta. Debido a una dieta inadecuada, los molares y premolares de la cobaya (no los incisivos) no se desgastan adecuadamente. A consecuencia de esto, los dientes crecen más de lo normal lacerando la lengua y la parte interna de la mejilla, causando dolor al animal y ocasionando que no quiera comer. A veces también se producen abscesos en las raíces de los dientes, pudiéndose ver bultos en la mandíbula de las cobayas. Si la anorexia es prolongada, puede ocasionar la muerte del animal.

Prevención: las cobayas son muy quisquillosas con la comida y cualquier cambio drástico en la dieta puede hacer que dejen de comer. Por lo tanto, hay que hacer los cambios gradualmente. Una dieta ideal debería contener una o dos cucharadas soperas de comida comercial al día (es mejor la que tiene forma de pienso y no la que tiene semillas y granos) y heno ad libitum (es decir, la cantidad que el animal quiera). No es conveniente darles frutas ni verduras con mucho almidón (como patata, maíz, habas, granos), ya que les altera la flora intestinal y les puede producir diabetes. Se puede suplementar la dieta con hojas de la col, espinacas, berros, berza, diente de león, hierba del jardín (si no tiene insecticidas ni herbicidas).

Enfermedades gastrointestinales: La diarrea puede ser causada por parásitos, bacterias, levaduras o por la medicación con ciertos antibióticos. Prevención: mantener la jaula y el sustrato limpio. No automedicar a las cobayas. Es muy recomendable desparasitar a todos los animales cuando se introduce uno nuevo.

  • Diarrea
    Básicamente, la diarrea no es una enfermedad, sino un trastorno. Puede producirlo un exceso de vitamina C, un exceso de alimentos verdes, o un cambio en la alimentación. Hay que actuar rápido, ya que nuestra cobaya podría deshidratarse. Bastará con dejar a nuestra cobaya alimentándose sólo con heno, y volver a la rutina habitual de alimentación después de regularse.
  • Estreñimiento
    Puede ser que nuestra cobaya haga los excrementos muy duros. Esto puede ser a consecuencia de una dieta demasiado seca, por falta de alimentos frescos. Le daremos a nuestra cobaya alimentos muy ricos en agua, como la lechuga.


Enfermedades respiratorias: Estas causan descarga nasal y ocular y neumonía. Pueden ser causadas por bacterias o virus. Prevención: no comprar cobayas de tiendas donde estén en la misma jaula que los conejos. Estos les suelen transmitir la bacteria Bordetella bronchiseptica.

Enfermedades urinarias: La más frecuente es la cistitis (inflamación/infección de la vejiga urinaria) y urolitiasis (piedras en el sistema urinario). A la cobaya le dolerá al miccionar, la orina contendrá sangre y pueden dejar de orinar (lo cual les ocasiona la muerte).
Prevención: dar de beber agua embotellada a la cobaya y no proporcionarles alimentos con mucho calcio (como frutos secos, legumbres, acelgas, repollo), para reducir drásticamente la posibilidad de tener cálculos o piedras en su sistema urinario.

Enfermedades reproductivas: Lo más común es la aparición de quistes ováricos en las hembras y la distocia (dificultad para parir).
Prevención: ambas pueden prevenirse esterilizando a las hembras. La mayoría de los casos de distocia se puede evitar si el animal pare por primera vez antes de los seis meses de edad.

Ectoparásitos: La sarna es bastante común en las cobayas y el síntoma principal es el prurito (picor). Debido a que se rascan, se les irá cayendo el pelo y se harán heridas en la piel. Es contagiosa. Esta enfermedad suele transmitirse por contacto con animales enfermos. Está provocada por ácaros.
El primer síntoma es picazón, la cual aumenta por las noches. Después aparecen costras, caída del pelo, caspa, etc. El picor provoca mucho estrés a nuestra cobaya, así que tendremos que llevarla al veterinario para que nos recomiende un tratamiento.
Prevención: no comprar cobayas con problemas de pie

Hay que tener en cuenta que esta enfermedad puede transmitirse al ser humano.

Los hongos: El principal síntoma visible es la pérdida de pelo circular en la cabeza del animal, normalmente en forma oval o circular. Tendremos que acudir al veterinario para que nos recete un tratamiento y descartar la posibilidad de tiña.

Pododermatitis: Consiste en la aparición de úlceras en la planta de “los pies” de las cobayas.
Prevención: los animales activos y no obesos y los que no tienen estructuras metálicas en la base de la jaula están menos predispuestos a tener pododermatiti

Hipovitaminosis C: Esta enfermedad viene caracterizada por falta de apetito, sangrado de encías, hinchazón, inmovilidad. En este caso, tendremos que llevar a nuestra cobaya al veterinario lo antes posible.

Al igual que los humanos, las cobayas no sintetizan su propia vitamina C. Por ello su dieta debe contenerla. Prevención: los alimentos con más vitamina C son las grosellas negras, los pimientos (rojos y verdes), el kiwi y el brócoli.